Join our team – we’re hiring!       Our workshops are online – click here for details and to register.

La reparación es una poderosa herramienta para el aprendizaje y la conexión

 

Como padres podemos sentir mucha presión para hacer las cosas “bien” y hacer que nuestros hijos sean ‘felices’ todo el tiempo. Eso simplemente no es posible, y hay ciencia del cerebro que demuestra que los errores son una poderosa oportunidad de aprendizaje tanto para adultos como para niños. El Dr. Daniel Siegel y la Dra. Tina Faye Bryson, en su nuevo libro El poder de aparecer, nos animan a aceptar los errores que cometemos. El proceso de estar presentes con nuestros hijos, resolver problemas y hacer una reparación, puede acercarnos.

 

Los padres pueden pensar que no debemos disculparnos con los niños, o sentirnos incómodos siendo vulnerables y reconociendo nuestros errores con ellos. Cuando tenemos el coraje de admitir que estamos equivocados, decir que lamentamos el daño que hemos causado, y comprometernos a tratar de hacerlo mejor la próxima vez, es una poderosa oportunidad de aprendizaje.

 

Aquí hay algunas ideas sobre maneras de practicar la reparación y arreglar errores en su familia:

Use los R’s para reparar
. Un proceso que permite reparar y avanzar juntos de una manera saludable: 

  • Respirar: Calmase
  • Reconocer y responsabilizarse: Comuníquese con su hijo/a que sabe que usted cometió un error
  • Reconciliar: Ofrezca una apología genuina. Admita su parte – ningunas excusas.
  • Resolver: Comprométase a cómo arreglará el error o lo qué será diferente la próxima vez. Involucre a su hijo en la lluvia de ideas y piense en lo que sería útil para arreglar el error.

Modele cometer errores e intente solucionarlos. Acepte los errores que comete y comparta su pensamiento con su hijo/a. “Ups, pongo demasiada sal en la receta, creo que empezaré de nuevo y leeré la receta con más cuidado”. “Ups, le dije algo desagradable a mi amigo y ahora se siente triste. Voy a disculparme e intentar detenerme antes de hablar.”

Crea una Rueda de Reparación. Separada en secciones como un pastel, una Rueda de Reparación, es una representación visual de las opciones de una familia para reparar heridos o errores. Ideas: dar un abrazo, compartir algo, decir “lo siento”, hacer un dibujo u ofrecer ayuda. Los niños se sienten empoderados cuando se les incluye, así que cree las opciones como familia. Practique probar las opciones con anticipación para que cuando ocurra el error, los niños entiendan qué hacer.

Las reuniones de familia. Los padres y los niños pueden usar una agenda para apoyar el proceso de resolución de problemas. Todos los miembros de la familia pueden trabajar juntos para ofrecer soluciones, y elegir la opción con la que les gustaría seguir adelante. Las reuniones familiares crean una rutina en torno a la conexión y la resolución de problemas para que los padres y los niños sepan cómo lidiar con los problemas juntos.

Haga un acuerdo. ¡Hacer un acuerdo es una opción para reparar errores entre padres e hijos, o entre cualquier persona! Recopile información sobre lo que está sucediendo con respecto al problema, haga una lluvia de ideas sobre posibles soluciones y elija una solución que funcione para todos. Este proceso también puede ser una herramienta útil para los hermanos. Usted puede apoyarlos en su discusión, pero asegúrese de dejar que ellos decidan juntos lo que funcionará para resolver el problema. Siga adelante con el nuevo acuerdo y revise y vea cómo está funcionando. Siempre puede modificar y ajustar si es necesario.